El rol del diseño en la sustentabildad

Performance sustentable

La arquitectura de hoy se dirige en un viaje sin retorno hacia una arquitectura sustentable, por consiguiente, hacia un compromiso respecto al cuidado del medioambiente y de la conservación de los recursos naturales en general, y de manera particular del agua potable; como también de un manejo eficiente de la energía.

Es evidente que no podemos seguir diseñando edificios con su envolvente predecible y totalmente vidriada, como en las décadas precedentes, en las que el costo del petróleo, y por ende, de la energía eran bastante inferiores al actual.

Por tanto, ya no es viable una arquitectura diseñada solamente bajo los conceptos tradicionales del diseño. Debemos abordarla de una manera sostenible y atendiendo al mejoramiento de su performance energética. Hoy la arquitectura debe ser entendida y comprendida dentro de los parámetros de la sustentabilidad, pero desde una visión más amplia: desde la visión de la Performance Sustentable como un proceso integral del diseño.

Este nuevo enfoque, no solo se debería partir de los conceptos convencionales del diseño, en cuanto a dar respuestas a la funcionalidad, a la dimensión de lo estético y a la dimensión cultural que envuelve a los proyectos, sino también, a no disociarlos de la dimensión ambiental.

Es necesario reducir los impactos que los edificios general al medioambiente, en cuanto al balance entre su footprint (huella) y el project boundary(limite del proyecto), y en cuanto al cuidado del sitio, para disminuir la polución que se genera durante los procesos de obra, entre otros ítems que nos permite reducir su huella de carbono.

Pero a la vez, habría que procurar no disociar a estos conceptos del rendimiento energético comenzando por su envolvente. Mejorar su performance es lo que nos va a permitir reducir los costos de inversión en los sistemas de acondicionamiento interior de nuestros edificios, tanto en invierno como en verano, como reducir sus costos operacionales durante todo su ciclo de vida; y esto contribuye de manera sustancial a otra dimensión de los proyectos a su dimensión económica.

En sistemas, el abordaje integral de todas estas dimensiones que envuelven a cada obra, hacen a su performance sustentable; hace a la sustentabilidad de la arquitectura como nueva visión.

Sitio y condiciones

Es esencial empezar a reconsiderar nuevamente las coordenadas geométricas del sitio de intervención: en cuanto a latitud, longitud y altitud. No es lo mismo diseñar en Usuahia que en Buenos Aires, no encontramos los mismos condicionantes, ambientales en San Pablo que en Mendoza a 900m sobre el nivel del mar.

No se comporta de la misma manera un edificio diseñado para el hemisferio norte que para el sur.

Las condiciones climáticas de una región a la otra son bien disimiles: cambian las temperaturas promedio, la cantidad de días diáfanos, los vientos dominantes, el ángulo de incidencia del sol conforme a altitud y la radiación solar.

Todas las variables de intercambio entre el proyecto y el medioambiente que condicionan al diseño de su envolvente, que es, precisamente, el elemento de interconexión entre el exterior y el interior del edificio. Es decir, como la piel de nuestro cuerpo que es el órgano a través del cual se regula la temperatura corporal naturalmente.

Sinergia: diseño y medioambiente

Hoy en día, la arquitectura ya no se la puede seguir reduciendo a una simple resolución objetual y funcional. Se la debe asociar a la social, a lo económico y a lo ambiental.

La resultante de dicha asociación es una arquitectura al servicio de la creación de espacios prácticos y accesibles a la gente. Pero a la vez eficientes, posibilitando la generación de sinergias entre lo diseñado y el medioambiente.

Por otro lado, esto se puede lograr sin la necesidad de recurrir obligatoriamente a las tecnologías más costosas, como los paneles fotovoltaicos o la energía eólica o la geotérmica, normalmente asociados a los edificios de high-performance.

Diseño activo y pasivo

Si bien últimamente se asocia a este tipo de proyectos con los que certifican bajo ciertas normas internacionales como Bream Passive House o LEED, también se pueden lograr edificios, e inclusive, que apliquen a este tipo de normas utilizando las herramientas más económicas del diseño que son las que podemos encontrar en el diseño pasivo y en las tecnologías locales, adaptables y aplicables a los presupuestos de cada proyecto.

Se puede ser sustentable de manera económica y sencilla. Y se pueden lograr también edificios que certifiquen bajo normas internacionales prácticamente al mismo costo que al de un edificio convencional. La clave está en cómo se lo diseña. En nuestra experiencia, hoy estamos desarrollando edificios sustentables y en proceso de certificación bajo las normas LEED que no superan en más de un 3% el costo de un edificio estándar.

Es entendible, por supuesto, que para lograr mayores niveles de confort en un edificio, sea necesario recurrir a las herramientas del diseño activo, e invertir en cierto grado de tecnología. Nadie está en contra de los adelantados tecnológicos.

Sin embargo, si partimos de un diseño de base sustentable y que contemple un tratamiento diferenciado para cada una de las caras de su envolvente, conforme a orientación, es que lograremos disminuir los costos de inversión en tecnología como también costos de mantenimiento de los equipos HVAC (Heating, Ventilation and Air contioning).

Hoy la envolvente de los edificios debería contener varias fachadas dentro de una misma fachada; para dar respuesta a las condiciones climáticas particulares y contribuir a la eficiencia general del proyecto.

Este proyecto integral del diseño, desde su performance, y que parte de contemplar las distintas dimensiones que involucran al mismo, y en especial a lo referido al diseño  como también, la incorporación de ciertas estrategias de innovación en el diseño.

Esta mecánica de trabajo también surge del conocimiento de normas internacionales en materia ambiental. Esto, además lo complementamos con un trabajo encarado de manera interdisciplinaria, entre los distintos stakeholders que participan del proyecto, desde el propio cliente, proyectistas a paisajistas y asesores;  y hasta involucrando a la misma empresa constructora.

Está demostrado, que la mayor cantidad de soluciones que hacen a la reducción de los impactos ambientales que ocasionan los edificios pueden ser resueltos mucho antes de desarrollarse el diseño conceptual de un proyecto.

Esto se facilita aun mas trabajando desde el inicio con equipos de profesionales en todas las áreas; es por eso que en nuestro estudio hemos encontrado valido y viable para alcanzar una arquitectura que sea sostenible en el tiempo.

Sobre Estudio BAAS

Establecido en 1995, BAAS-Bruizini Arquitectos & Asociados, es un estudio de arquitectura con una amplia experiencia en obras y proyectos de diversos usos y escalas, recibiendo a lo largo de su trayectoria distinciones y premios por sus trabajos, como así también con publicaciones en reconocidos medios nacionales e internacionales, como lo es Architectual Records; entre otros.

Por: Arq. Guillermo Bruzini / Arq. Fernando Calió (Estudio Baas)

Fuente: Revista digital Bricking

Anuncios