Recorrido por los edificios sustentables Argentinos

Cuáles son las construcciones locales que cuentan con la norma LEED, que certifica el uso responsable del agua y el empleo de energías alternativas, entre otros aspectos edilicios.

Los invitamos a conocer cuáles son los edificios argentinos que, gracias a sus características arquitectónicas, energéticas y de abastecimiento; lograron obtener una de las principales certificaciones a nivel mundial: LEED (Leadership in Energy & EnvironmentalDesign, es decir, Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental).

LEED-Logo

¿Qué es la certificación LEED?

Se trata de un sistema que determina las condiciones que deben cumplir los edificios sustentables, desarrollado por el Consejo de Construcción Verde de Estados Unidos (United States Green Building Council).Según las características de cada edificación, se la certifica en una determinada categoría y en el nivel correspondiente: (de menor a mayor) Certificado, Plata, Oro y Platino. Existen diferentes categorías bajo las cuales se puede certificar: Nuevas Construcciones, Interiores Comerciales, Operaciones y Mantenimiento, entre otros.

Para iniciar el proceso, es necesario contar con enfoque integral tanto desde el diseño como en la construcción, en el cual se establecen los objetivos de sustentabilidad en conjunto con el cliente. Para ello se realiza un intenso trabajo por parte de todos los integrantes del equipo, desde el estudio de arquitectura, los asesores LEED, los asesores termo mecánicos, eléctricos, entre otros. Durante la etapa de diseño y de construcción, se deberán documentar procesos y contar con documentación respaldatoria de todas las medidas adoptadas.

Una vez finalizada la obra, se deberá reunir la documentación que evidencia las prácticas sustentables implementadas -en planos, informes y diseños- y presentar el proyecto al Consejo de Certificación Verde, responsable de evaluar y otorgar la certificación, (Green Building Certification Institute, GCBI). El proyecto se analiza crédito por crédito, según las diferentes áreas ambientales: Selección de la parcela del proyecto, Uso de agua, Energía y Atmósfera; Materiales y Recursos; y Calidad Ambiental Interior. Después de un proceso de análisis exhaustivo, establece su veredicto.

En nuestro país son seis los edificios que obtuvieron su certificación en el breve lapso que va del 2011 hasta nuestros días. LendLease , empresa encargada de gerenciamiento de proyectos, participó en la certificación de tres de esos edificios: los dos de HSBC y Madero Office. Su project manager en Sustentabilidad, Andrés Schwarz, aseguró: “El 80% de las condiciones establecidas son normas entendibles y aplicables. El porcentaje restante presenta aspectos más complejos a nivel de equipamiento”.

Según comentaba Andrés, LendLease se ocupa de gestionar aquellos proyectos que no son propios de la dedicación de la empresa y brindarles una solución. Entre esos proyectos, desde 2008 se ocupan de acompañar y asesorar a los emprendimientos en el proceso de certificación, que generalmente es paralelo al momento de construcción -entre uno y dos años-. LendLease participa de las empresas de cuatro maneras: gerenciamiento de la construcción y la certificación, sólo la certificación, consultoría en Comissioning (auditoría de instalaciones), y simulación de eficiencia energética en un software para obtener informes y promover mejoras.

“Independientemente de la certificación, buscamos promover que nuestros clientes apliquen prácticas sustentables tan elementales como un sistema de separación de residuos, y la no contaminación durante la construcción y posterior utilización. En aquellos casos donde se puede tener acceso a la medición, también es útil realizar un informe sobre el nivel de CO2 emitido”, me señaló Andrés.

UN BANCO, DOS CERTIFICACIONES

La entidad bancaria HSBC se destaca por haber logrado certificar dos edificaciones de su propiedad. Por un lado, el edificio Barracas de Lezama en la categoría “Operación y Mantenimiento” nivel oro y, por otro, la sucursal administrativa de San Isidro que recibió la certificación plata en la categoría “Nuevas Construcciones y Reformas Mayores”, ambas durante el 2011.

“Del 100% de las construcciones porteñas, el 97% son construcciones existentes y sólo el 3% son edificios nuevos; por lo que debemos comenzar a analizar cómo mejorar lo existente a través de pautas de mantenimiento y consumo, y mediciones”, explicó Andrés y aseguró: “El futuro está en la remodelación de lo existente”.

Barracas de Lezama es un ejemplo de ello. Se inició con el reciclado del antiguo edificio de Cruz de Malta, ubicado frente al Parque Lezama. Los materiales empleados en su diseño y arquitectura evitan la emisión de VOC´s (compuestos orgánicos volátiles), que contaminan el ambiente.

El techo del edificio adhiere a la modalidad de “terrazas verdes” por ser un espacio con vegetación que, además, actúa como aislante para conservar la temperatura. El agua para su riego proviene de un sistema que recolecta el recurso condensado en los equipos de aire acondicionado.

Además, el equipo de HSBC buscó garantizar el aspecto social de la sustentabilidad incentivando a sus empleados a utilizar el transporte público y realizar actividad física en el gimnasio de la empresa.

358539

convenio-hsbc-gcba-2

EDIFICIO LEED PARA OFICINAS

Según explica Andrés, desde el punto de vista económico, hay dos situaciones de relación costo-beneficio. Por un lado, el propietario del edificio que realiza una inversión inicial y luego será el beneficiario del ahorro a largo plazo. Por otro, los desarrolladores que construyen para vender, donde el beneficio queda en manos del inquilino. Sin embargo, esta última alternativa tiene sus ventajas, de hecho fue el diferencial que le permitió a Madero Office tener una tasa de ocupación mayor gracias a la certificación.

Con un inversión de 100 millones de dólares, la desarrolladora Raghsa dio vida al emprendimiento Madero Office, un edificio destinado a uso empresarial en el dique cuatro de Puerto Madero. Desde un comienzo, la empresa buscó elaborar el proyecto de manera sustentable sobre la base de un uso eficiente de energía y un consumo racional del agua.

La construcción se realizó con materiales locales en un radio de transporte menor a los 800 kilómetros a la redonda, condición necesaria para sumar mayor puntaje con vistas a la certificación. De esos materiales, la mayoría fueron componentes reciclados, tales como cemento, hierro y vidrios. Por ejemplo, el piso fue realizado con chapa y rellenado con cemento.

El diseño arquitectónico buscó aprovechar la luz natural a través de los grandes ventanales. Al interior, las oficinas presentan un cielo raso suspendido de placas modulares desmontables, acústicas e ignífugas. El piso de las oficinas está compuesto por placas desmontables intercambiables de alta resistencia. El hecho de que se ubica a 15 cm por encima de la base facilita el tendido de las instalaciones eléctricas, de telefonía y computación.

Hoy, Madero Office ocupa una superficie total de 63.000 metros cuadrados en la que se impone su torre de 27 pisos caracterizada por su particular distribución interior para el ingreso de personas. Cuenta con un sistema de volumen de aire variable que satisface los estándares de confort en materia acondicionamiento de espacios.

Por el emprendimiento, la desarrolladora recibió la certificación LEED plata en la categoría Core and Shell (Núcleo y Caparazón), lo que acredita al edificio como ambientalmente responsable y un espacio sano para vivir y trabajar.

16702_004019_630x407 size1_53225_MARIO2

Fuente: La Nacion

Anuncios